«Para elegir colegio hay que pensar en las cualidades de los hijos antes que en las del propio centro»


Actualizado:

Guardar

«Aunque llueva fuera, en nuestra clase siempre sale el sol». Así reza el cartel que cada mañana ven en la puerta de su clase los alumnos de Patricia del Valle, profesora del CEIP Legazpi de Arroyomolinos (Madrid) y Premio Educa Abanca al Mejor Docente de Educación Infantil de España 2019. Uno de sus objetivos prioritarios es que los niños empiecen cada día con ilusión «ya que con ello hemos ganado ya mucho». Por eso les recibe con una gran sonrisa, «no importan los problemas y preocupaciones que tengamos los maestros», resalta.

Cartel de entrada a la clase de Infantil
Cartel de entrada a la clase de Infantil

Asegura que le gusta que los pequeños se sientan queridos, valorados, especiales. Y únicos. Para lograrlo, cuando están en la fila cada mañana esperando para entrar, les saluda de uno en uno dándoles un beso y preguntándoles qué tal están, si se encuentran mejor después de haber estado malitos… Algunos le suelen enseñar algún juguete que es importante para ellos y que lo han llevado para que lo vea. «Me encantan esos minutos de complicidad porque permiten que la entrada sea más personalizada y vamos creando un vínculo afectivo que continuamos creando en el aula.

¿Cómo debe ser un día cualquiera en un aula de Infantil?

Cuando llegan a clase, después de que hemos hecho las rutinas de entrada, nos reunimos en asamblea donde vemos quién es el encargado del día que será el responsable de realizar las actividades propias de la asamblea: pasar lista, ver el día en el que estamos, el tiempo atmosférico, entre otras muchas cuestiones.

También hablamos de lo que vamos a hacer a lo largo de la jornada, de lo que hemos hecho el día anterior, de algo que nos preocupe y sobre el proyecto que estemos realizando. En la siguiente sesión tenemos clase con algún especialista (inglés, psicomotricidad…) y, posteriormente, después de realizar las rutinas de aseo, almorzamos para salir un rato al patio a jugar juntos y relacionarnos con el resto de alumnos de Infantil.

A la entrada del patio los peques suelen venir un poco más acelerados, así que nos relajamos un poco poniendo música tranquila y por equipos vamos pasando al baño. Si ha ocurrido algún percance en el patio hacemos una nueva asamblea para resolver lo sucedido. Después, realizamos trabajo en los diferentes rincones que forman el aula (letras y biblioteca, puzles, construcciones, plástica, juego simbólico, vida práctica y ABN), o alguna actividad grupal o de investigación o de la metodología ABN.

Y ya en la última sesión volvemos a realizar rutinas de aseo y despedida para marcharnos al comedor o a casa a comer hasta otro día. Terminando el día igual que lo empezamos: con una sonrisa.

¿Cuáles son las claves de un buen aprendizaje en esta etapa educativa?

Para que se lleve a cabo un buen aprendizaje, lo más importante es crear un buen clima de aula. Un lugar donde los niños se sientan queridos, seguros, respetados y queridos. Además es esencial formar un grupo cohesionado que sepa trabajar en equipo para que se ayuden los unos a los otros, sin olvidarnos de realizar actividades para que vayan adquiriendo poco a poco una capacidad primordial, como es la empatía.

En edades tempranas es importante que el aprendizaje sea significativo; es decir, que los niños vayan construyendo su propio aprendizaje y lo doten de significado. Todo esto se refleja muy bien en una frase de Benjamin Franklin: «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».

Cuando los niños tienen un papel activo en su aprendizaje, se mantiene y no se olvida. Además, es primordial respetar las características individuales de cada uno de los alumnos adaptándonos a sus conocimientos y ritmos de aprendizaje.

Y entre estos y otros muchos aspectos, cobra gran importancia el juego que tiene un papel fundamental en el desarrollo integral de los pequeños. Es un elemento de motivación. Enseñar de forma lúdica facilita el aprendizaje haciéndole más ameno y divertido.

¿Son los padres conscientes de la importancia del aprendizaje en esta etapa escolar?

Las expectativas de las familias respecto a la educación en la etapa de 0 a 6 años no están tan claras y definidas como las que se refieren a otras etapas educativas de escolaridad obligatoria. Esta falta de definición puede deberse a diversas razones como, por ejemplo, que no se le da tanta importancia como a otras etapas por el hecho de no ser obligatoria, que las familias tienen diferentes necesidades que en estas edades se hacen más patentes que en otras posteriores…

Por todas estas razones, se puede decir que las expectativas familiares con respecto a la educación infantil no son homogéneas y nos podemos encontramos con diferentes posturas de las familias como el caso de padres que no tienen ninguna exigencia desde el punto de vista educativo y se fijan solo en el carácter asistencial. Suelen conformarse con que el niño esté bien atendido en aspectos como alimentación, higiene, salud…, con que el centro educativo esté cerca o bien comunicado, con que los horarios sean compatibles con los suyos…

Una postura intermedia es aquella en la que priman exigencias, tanto de carácter asistencial como educativo, pero estas últimas supeditadas a todo tipo de razones que quitan protagonismo a la educación infantil. Y, por último, hay familias que son plenamente conscientes y exigentes de las posibilidades educativas que puede ofrecer la escuela en edades tempranas, cuyas expectativas coinciden con la finalidad de la etapa: potenciar el desarrollo físico, intelectual, afectivo y social de los niños.

¿De qué manera se logra una buena relación con el alumnado de estas edades?

El principal objetivo que me marco es que los niños vengan contentos y felices al colegio, ya que con esto hemos ganado ya mucho.

Aún así, es importante trabajar con ellos las normas, rutinas y hábitos y que lo vayan asimilando poco a poco, ya que les va a dar seguridad. Además les va a permitir relacionarse con los demás de forma adecuada y con su entorno creando de esta forma relaciones seguras que serán clave para su socialización

¿Cómo determina la educación en Infantil el éxito en las siguientes etapas?

Infantil es una etapa muy importante en cuanto a la formación integral y humana, ya que en ella se forman los primeros cimientos para los futuros aprendizajes. Además, se asientan las bases del desarrollo que posteriormente se irán consolidando en el resto de etapas.

Es importante mantener una comunicación permanente con los maestros de Primaria, así como establecer unas pautas de actuación conjunta para que el paso de la etapa de Infantil a Primaria no sea brusca y los niños no noten demasiados cambios.

¿Qué aconsejaría a los padres que se encuentran ahora mismo ante el dilema de qué colegio escoger para sus hijos? ¿En qué deben fijarse para tomar una decisión?

Seguramente ya han buscado por diversas páginas de internet recomendaciones y opiniones sobre centros que tienen cerca de sus casas —ya sean públicos, concertados o privados—, y habrán hablado con amigos, vecinos y familiares que llevan a sus hijos a determinados colegios. Se habrán hecho muchísimas preguntas como, por ejemplo, ¿trabajarán por proyectos?, ¿respetarán los ritmos de cada niño?, ¿cómo trabajarán la lectoescritura?…

Posiblemente tendrán tres o cuatro colegios seleccionados ya y se decidirán por uno de ellos, pero para terminar de hacerlo, podrían hacer varias cosas:

—Mirar en la página web del centro su Proyecto Educativo para ver cuál encaja mejor con cómo quieren que sea la educación que reciban sus hijos.

—Asistir a las jornadas de puertas abiertas que realizan los centros. Normalmente anuncian los días en sus páginas web. Allí, les comentarán cómo trabajan, los proyectos que llevan a cabo, el horario… podrán visitar las instalaciones y preguntar todas las dudas que tengan.

—Preguntar en la AMPA sobre los servicios que gestiona fuera del horario escolar como el servicio de acogida matinal y las actividades extraescolares.

—También deberían pensar qué tipo de jornada escolar (continua o partida) quieren y analizar cuál será más beneficiosa para el rendimiento escolar de sus hijos. Otro aspecto a tener en cuenta sería la distancia a casa, ya que vivir cerca del colegio y de sus amigos les facilita la socialización.

Pero que recuerden que lo más importante de todo es pensar primero en las cualidades de sus hijos antes que en las del propio centro y preguntarse si ese colegio les vendrá bien a sus hijos porque no existen colegios perfectos, sino colegios adecuados para cada niño.

¿Cómo deben ser las relaciones entre los padres y los docentes?

Tienen que ser buenas, ya que ambos formamos parte de la comunidad escolar y acompañamos al niño en su proceso de aprendizaje complementándonos. Es necesario establecer diferentes vías de comunicación, ya sea a través de reuniones, tutorías, circulares…, para mantenernos en contacto y seguir una misma línea de actuación.

Es fundamental que nos escuchemos mutuamente y acordemos qué hacer después de intercambiar diferentes puntos de vista e información.

Además, es importante que las familias tengan un papel activo en el colegio participando en distintas actividades que se lleven a cabo como talleres, salidas, teatros, perfiles profesiográficos… Esta participación de las familias en la vida del centro repercute en diversos aspectos de los niños —como en su autoestima, su rendimiento escolar…— y hace que las familias tengan actitudes más positivas hacia el centro.

En definitiva, tenemos que trabajar de la mano y por un fin común que es la educación de los niños.

¿Cuál es el papel de los docentes en esta etapa cuando detectan problemas de aprendizaje en su alumnado? ¿Cree que están suficientemente atendidas las demandas de los padres de hijos con problemas?

Es importante detectar problemas en esta primera etapa educativa para poder solventarlos en la medida de lo posible y ayudarlos, pero en la primera infancia también tenemos que tener en cuenta que cada niño es único y tiene su propio ritmo madurativo.

En el caso en que detectemos algún problema debemos rellenar un protocolo que nos proporcionan desde jefatura de estudios y cuando lo tengamos completado se lo devolvemos. Después jefatura de estudios se lo hará llegar al orientador del centro y este, antes de que vaya a valorar al alumno, pedirá autorización a los padres para poder llevarla a cabo.

Una vez que tenga la autorización, realizará una evaluación al niño y cuando tenga el diagnóstico se los comunicará a la familia y al tutor. La familia con esta valoración tiene que autorizar con su firma si quiere que su hijo reciba los apoyos que necesita, tanto de los maestros especialistas en audición y lenguaje como de pedagogía terapéutica. La evaluación psicopedagógica realizada junto con la firma de los padres se remite a inspección y, una vez que tenemos su visto bueno, los especialistas pueden comenzar a trabajar con el alumno.

Creo que la detección temprana es importante y cada centro debería disponer de un orientador porque muchas veces el mismo orientador atiende varios colegios a la vez y tiene una gran cantidad de protocolos que valorar, entre otras cosas. También es necesario que haya más profesionales de pedagogía terapéutica y de audición en lenguaje en los colegios, ya que son necesarios.

¿Cuáles son las cualidades como maestra que le han hacho merecedora del premio mejor docente de Infantil?

Lo primero que quiero decir es que no soy mejor que nadie y que si estoy ahí ha sido gracias a las nominaciones que han hecho las familias de mis alumnos con los que estuve durante tres cursos. Les agradezco muchísimo que hayan valorado mi trabajo de estos años y me consideraran para este premio.

La verdad que han sido unas familias y unos alumnos maravillosos. Los comentarios que hicieron sobre mí las familias a la organización de los premios los desconozco, ya que son confidenciales. Lo que puedo decir es que soy maestra de vocación y corazón, desde muy pequeña he querido serlo.

Mi principal objetivo es que los niños vengan contentos y felices a clase y hacerles el aprendizaje lo más lúdico posible. La verdad es que siempre en mi tiempo libre estoy haciendo materiales nuevos y buscando actividades que les resulten motivadoras en el aprendizaje. Me gusta trabajar con metodologías activas y utilizar las TIC en el aula. También me encanta poder acompañarles en su proceso de aprendizaje viendo como avanzan cada día.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *