el adiós definitivo a Diego Matamoros

Madrid
Actualizado:

Guardar

El matrimonio de Diego Matamoros y Estela Grande lleva pendiendo de un hilo desde que la modelo entrara a participar en la última edición de «Gran Hermano Vip». Allí, a pesar de no haberse producido ninguna infidelidad, su cercanía y química con Kiko Jiménez, novio de Sofía Suescun, puso en peligro su relación. También, durante su estancia en la casa de Guadalix de la Sierra comenzaron a salir a la luz supuestas infidelidades por parte del hijo de Kiko Matamoros, que podrían significar que el matrimonio peligraba ya desde tiempo atrás.

Esta doble situación fue lo que tuvieron que afrontar cuando Estela volvió a la realidad. De ella salieron (supuestamente) airosos; vendieron su amor de cara a la galería y pusieron distancia con Kiko Jiménez. Pero lo que no sabían es que la crisis solo acababa de empezar, y que la participación de la modelo en «El tiempo del descuento», donde volvió a reencontrarse con el ex de Gloria Camila Ortega, terminaría por detonar su matrimonio.

Fue Kiko Matamoros quien adelantó la noticia esta misma semana en el plató de «Sálvame». Al parecer, su nuera habría mentido a su marido una vez fuera del concurso, y le habría dicho que el programa le exigía que acudiera de nuevo a Guadalix a ver a Kiko Jiménez. «No ha sido sincera (…) Mi hijo se ha quedado con una imagen muy deteriorada de Estela Grande. La decisión está tomada, y a mí me parece muy razonable y la mejor que podía tomar. Ayer volvió a quedar patente la falta de respeto que tiene con su pareja. Diego rompió con Estela el jueves pasado. Su relación está completamente rota. El martes ella se enteró de la posibilidad de que podía subir a la casa y él le dijo que no lo hiciera, porque no les compensaba en absoluto. Ella insistió diciendo que era una imposición de la productora, pero luego me enteré de que esto era totalmente falso», contó el colaborador.

A pesar del secretismo con el que han tratado de llevar la situación, este miércoles Estela Grande ha sido «cazada» acudiendo al domicilio en el que vivía con Diego para recoger parte de sus cosas, tal y como recoge la revista «Lecturas», sin mediar palabra y con cara de circunstancias. Por su parte, el hijo de Matamoros se desahoga a través de las redes sociales. «¡Hay que quererse un poco más uno mismo, respetar al de al lado y no hacer daño gratuito!», escribía recientemente.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *